¿Por qué no amar las matemáticas? Matemáticas Impuras.

Para probar de una vez por todas, que las matemáticas pueden ser divertidas (especialmente a mi querida Stocking) presentamos aquí: Con un cuerpo de mujer virtuosa, a nuestra heroína Poli Nomia quien es abordada por nuestro notorio villano  Pi, y factorizada (¡El horror!).

Erase una vez (1/t) la bella y pequeña Poli Nomia estaba dando un paseo por un campo de vectores cuando llegó a los bordes de una matriz singularmente grande. Poli era convergente y su madre le había puesto la condición absoluta de que nunca debía entrar en esos territorios sin sus corcheas puestas. Sin embargo Poli, que se había cambiado las variables ese mañana, se estaba sintiendo singularmente desobediente e ignoró esta condición en base a que esta era insuficiente y avanzó a través de los complejos elementos. Filas y columnas se acercaron por todo ángulo alrededor de ella, las tangentes se acercaron a su superficie mientras ella sentía cada vez mas tensión.

Súbitamente dos ramas de una hipérbola la tocaron en un mismo punto, ella osciló violentamente y perdió todo sentido de la directriz, estaba totalmente divergente cuando llegó a una raíz cuadrada que sobresalía de la base de un pino cónico de hojas simétricas que estaba en una gradiente escarpada. Poli tropezó y se precipitó por la escarpada gradiente que era relativamente alta y cuando despertó se sentía invertida, aparentemente isolada en un espacio no euclidiano.

Ella estaba siendo observada pese a todo. Pi, estaba acechando el producto. Mientras sus ojos devoraban sus coordenadas curvilíneas, una expresión singular cruzó su cara. Él se preguntaba, “¿Será ella todavía convergente?” y decidió acercarse para integrarse correctamente por una vez.

Oyendo una fracción común detrás de ella, Poli giró y vio a Pi acercarse con su exponente elevado. Ella podía ver por su degenerado y convexo exponente lo que Pi quería hacer con ella, una intersección de neperiano que sabia que tendría un resultado negativo.

“¡Inversa del seno hiperbólico!”, gritó ella.

“Ho ho”, respondió él, “Pero que pequeña asíntota tan simétrica tienes, puedo ver que tus ángulos tienen buenos grados”

“¡Señor!”, dijo Poli, “¡Aléjese de mi no traigo mis corcheas puestas!”

“Tranquila pequeña…” dijo el operador, “Tus miedos son irracionales e imaginarios… ¿A qué orden perteneces?”

“Diecisiete” masculló Poli.

“Supongo que nunca han operado contigo.”, sentenció Pi.

“¡Claro que no!”, replicó Poli “Yo soy absolutamente convergente.”

“Anda, vamos…” dijo Pi, “Hay un lugar decimal que yo conozco y te llevaré al límite.”

“¡NUNCA!” gritó Poli.

Su paciencia se había agotado, el coeficiente de Poli era mayor del que Pi creía así que la golpeó con un tronco hasta que la debilitó, Pi quitó sus discontinuidades, se quedó viendo su seno y su coseno y comenzó a factorizar sus puntos de inflexión. Pobre Poli, el método algorítmico era su única esperanza. Ella sintió que sus dígitos tendían a los límites de su asintonía. Su convergencia se había ido para siempre.

No había piedad, Pi era un operador pesado, su radio se cuadró; el logaritmo de Poli estaba oscilando y Pi comenzó a integrarse por fracciones parciales. La compleja bestia hasta se dio la vuelta e hizo una integración de contorno. Que indigno… ¿Ser multiplicada en su primera integración? Pi operó hasta que satisfago su hipérbola entonces se exponenció y se hizo completamente octagonal.

Cuando Poli llegó a casa esa noche su madre noto que ya no era precisamente continua, que había sido truncada en varias partes pero era demasiado tarde como para diferenciar. Finalmente fue al hospital y generó una pequeña pero patológica función que resultó en decimales y Poli se volvió loca.
La moraleja de esta triste historia: “Si quieres mantener a tus expresiones convergentes, nunca les des un solo grado de libertad.”

Espero que os halla gustado, tanto como a mí.

Anuncios

Acerca de [Ame]

Geeky girl who loves zombies, films, series, music, comic and all about engineering. Who the fuck are you?
Esta entrada fue publicada en Artículos, Ciencia, Humor y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a ¿Por qué no amar las matemáticas? Matemáticas Impuras.

  1. Valzoak dijo:

    Grandioso.

  2. Stocking dijo:


    Soy de letras.

  3. Panty.rar dijo:

    Escusas, dime que no es divertida la historia.

  4. Alice. dijo:

    Pobre Poli ;w;

    PD: Odio las matemáticas, me viene del profesor del año pasado. Reclamaciones al señor Esteban C:

  5. Javier Zarzuela dijo:

    Agradablemente sorprendente.
    Deberían poner asignatura troncal; la poesía.
    El Grado en matemáticas recibiría un empujón muy necesario en su “curricula”
    Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s